Demoliendo mitos de la política local

Pergamino ha creado sus propios mitos urbanos. Hay muchos, como por ejemplo, que Lisandro Bormioli es el hombre más odiado de la ciudad. Naturalmente es falso. Pero ese mito subyace en un invento de que traería las villas miseria de Buenos Aires. Cuando en realidad, pareciera que era un ataque auto referencial de quién lo decía.
Bormioli es un perdedor. Pero nadie le gana una interna. Incluso el Mismo José Agudo perdió contra Ball Lima. Hoy es Diputado Nacional. Mito derrumbado.
Existía el mito que a Cachi Gutiérrez no le ganaba nadie, hasta que le ganó Martínez. Mito derrumbado. Luego se creó el «vuelve Cachi”. mito derrumbado. Vuelve Cachi otra vez. Mito derrumbado otra vez. Luego, haciendo comparaciones se dijo, Cachi siempre fue un ganador. Falso. Perdió sus cuatro elecciones de medio término o legislativas.
Las elecciones a intendente de Cachi: 1999 gana con el 48%. 2001 pierde con el 20%, contra el justicialismo con el 26%. 2003 gana con el 45%. 2005 pierde con el 20% contra el 25% del Frente para la Victoria. 2007 gana con el 35%. 2009 pierde con el 21% contra unión PRO con el 30%. 2011 gana con el 51%. 2013 pierde con el 29,4% contra el 29,8% contra el frente para la VIctoria.
Las elecciones del intendente Martínez: 2015 (luego de la interna) gana con el 50,82%. 2017 gana con el 56,94%. 2019 gana con el 58,70% y el domingo pasado lo hizo con el 54,66%. Es decir, Javier Martínez ganó en 6 años cuatro elecciones; las mismas que Gutiérrez en 16. Mito derrumbado.
Otros tantos mitos de la política local se revelarán durante los próximos años.